Blog: ¿Cuál es la mejor madera para las chimeneas de leña?

¿Cuál es la mejor madera para las chimeneas de leña?

Es fundamental que tenga claro que uno de los elementos que permite lograr de una chimenea su máximo rendimiento es la compra de leña de buena calidad, por lo que debería tener en consideración las siguientes observaciones para saber comprar, almacenar y manipular la leña que vaya utilizar para su chimenea de Málaga, Marbella o Granada.

La calidad del combustible afecta a la duración de la combustión, el calor de la aportación y funcionamiento del aparato.

Las maderas blandas, generan combustiones rápidas y altas, y son bajas en calorías; por otro lado, las maderas duras, producen más calorías, y queman durante mucho tiempo.

Sin duda alguna, la madera es el combustible perfecto para el correcto funcionamiento de chimeneas, estufas, barbacoas, etc.

Hay que considerar que, en general, cualquier clase de leña sirve para los fuegos abiertos, no obstante, para fuegos cerrados, no todo tipo de madera es apropiado.

Tenga en cuenta estos consejos si no desea sufrir problemas de chispas

La madera de las coníferas no deja salir sencillamente el gas que se produce en el interior de la leña.

Por ello, puede suceder que el trozo de leña, cuando se calienta, produzca una enorme cantidad que gas que, en conclusión, busque su camino hacia el exterior. 

En dicha explosión de gas, se produce la explosión de un elevado número de ardientes astillas que, en ocasiones, pueden llegar a la distancia de varios metros. 

Dichas chispas pueden ser peligrosas para los muebles, alfombras o la ropa de personas que estén cerca de la chimenea. Aquellas personas que no quieran desprenderse del calor de la leña de coníferas deben proteger la zona cercana al fuego a través de las correspondientes rejillas. 

También debemos decirle que la leña de los abetos genera menor cantidad de hollín que la madera de pino

¿Qué madera produce la mejor llama?

La madera procedente de árboles frondosos deja salir con mayor facilidad el gas que se produce en el interior de la leña. Por ello, se produce con menor frecuencia la expulsión de chispas. 

Si desea para sus chimeneas de leña un fuego que crepite y con mucha luz, puede recurrir a leña de fresno, roble o acacia. Cuanto más caliente sea el fuego, más rápido se producirá gas en el interior del leño. Si ese gas no pudiese salir, se producirán asimismo expulsiones de chispas en esta clase de leña.

Si residimos en el sur de España, como por ejemplo Málaga, Marbella o Granada, la leña de encina, sin duda alguna, constituye la madera que debemos elegir al escoger combustible. 

El olivo también supone una alternativa a considerar en el sur de nuestro país, pero el poder calorífico de la encina, hacen que esta leña esté muy cotizada.

En el norte de España, la haya y el roble, son las maderas más consumidas para “alimentar” a las chimeneas de leña.

No obstante, los principales distribuidores de leña del norte de España están haciendo grandes esfuerzos por hacer acopio en sus almacenes de la reina de las leñas, la de la encina.

El naranjo y el olivo son combustibles altamente demandados en la Comunidad Valenciana, su durabilidad, olor y poder calorífico, la transforman en la leña ideal para chimeneas de leña donde poder hacer buenas paellas.