Blog: Consejos para comprar leña

Consejos para comprar leña

Cuando se acerca el invierno, llega el momento de caldear las estancias del hogar encendiendo la chimenea. Hay quienes, llegado el invierno, ya cuenta con toda la leña necesaria para combatir el frío, sin embargo, para aquellos que no son tan previsores, os dejamos algunos consejos para comprar leña.

¿Dónde podemos comprar la leña?

La leña debería comprarse en empresas especializadas. Por ello es aconsejable evitar a los vendedores que van casa por casa ofreciendo leña de la mejor calidad a un bajo precio. Si elegimos bien al proveedor, evitaremos así la posibilidad de que nos vendan madera de baja calidad.

¿Qué tipo de leña elegimos mejor?

No toda la leña es igual. En función de la dureza de la madera tienen una finalidad u otra. Por ejemplo, la leña del pino, que es blanda, es más utilizada para encender la hoguera y la leña de la encina o del roble, son más útiles para mantener el fuego. 

Un tipo de leña muy demandada en la Comunidad Valenciana es la leña del naranjo, que gracias a su olor y durabilidad la convierten en la opción ideal para las chimeneas.

Para saber cual es la mejor madera para chimeneas de leña, pinche aquí.

¿Cuándo es mejor comprar la leña?

La mejor época para comprar leña son los meses de finales de verano y principios de otoño. Normalmente los leñadores amontonan la leña y las dejan secar en los almacenes aproximadamente unos ocho meses, por lo que lo normal es que la leña esté seca cuando la compremos. 

Si por el contrario, compramos la leña en invierno, es posible que la leña esté incluso mojada, si ha sido un invierno lluvioso. Además, en invierno es posible que la leña se venda un poco más cara.

¿Qué cantidad debemos comprar?

Generalmente, cuanto más compremos, menor será el precio final de la leña. Sin embargo, no debemos dejarnos llevar por el coste, puesto que la leña que no se consume en el invierno, puede generar suciedad e insectos para el año siguiente. Por eso es recomendable adquirir únicamente la leña que vaya a utilizar en la temporada, aunque el precio sea un poco más elevado.

Una vez comprada, ¿Dónde la guardamos?

Lo normal es colocar la leña, perfectamente tapada, en un lugar cercano a la chimenea puesto que es bastante pesada y no resulta fácil moverla de un lugar a otro cada vez que queramos encenderla. 

También es importante para las empresas distribuidoras de leña colocarla en un lugar de fácil acceso, pues el tiempo que tarden en descargarla será menor y podrán hacer frente a un mayor número de pedidos.

Y para terminar, ¿Cuánto cuesta la leña?

El precio puede variar según diversos factores, como el lugar donde se realice la descarga, si es de fácil acceso o no, o por la zona en la que vivamos. 

Normalmente las personas que viven en zonas rurales conseguirán leña a un precio mucho más económico que aquellas personas que viven en la ciudad.

Se han resaltado algunos consejos para comprar leña y esperamos que hayan sido de gran ayuda. No obstante, lo recomendable es encontrar un distribuidor de la zona que oferte madera de calidad y así evitaremos mayores problemas.